Home
COMO CULTIVAR Y CURAR LAS PLANTAS
ALOCASIA
Alocasia, cultivo
La Alocasia, más conocida como «orejas de elefante», es una bonita planta de las regiones tropicales, que ahora se encuentra a menudo incluso aunque el clima sea más templado.
CLASIFICACIÓN BOTÁNICA


Reino
:
Plantae

Clado
: Angiospermas
Clado
: Monocotiledónea
Orden
:
Alismatales

Familia
:
Araceae

Género
:
Alocasia

Especies
: ver el párrafo «Principales especies»
CARACTERÍSTICAS GENERALES

El género Alocasia pertenece a la familia Araceae e incluye plantas nativas de las regiones tropicales del sudeste de Asia, muy apreciadas por la extraordinaria belleza de sus hojas.

La etimología del nombre Alocasia radica en la similitud que el nombre Alocasia tiene con Colocasia, de hecho, el nombre del género fue dado por asonancia porque en un tiempo esta planta se clasificó como Colocasia.

Se trata de plantas siempre verdes, rizomatosas, es decir, dotadas de rizoma subterráneo (tallo subterráneo que funciona como un órgano de reservas y que se parece a una raíz) que tienen sus raíces en la parte inferior y en la parte superior de las yemas. Del rizoma nacen directamente las hojas y las flores.

Las hojas son muy grandes (a las veces hasta el metro y medio de largo), de forma sagitada, es decir, en forma de flecha; más o menos estrechas y más o menos alargdas con grandes pecíolos de consistencia carnosa; de un bonito color verde intenso aunque existen especies con hojas de color broncíneo, morado y con nervaduras muy evidentes.

Alocasia spata

Las flores son las típicas de la familia de las Araceae, es decir espátulas, aunque en cultivo es extremadamente difícil lograr verlas.

La parte que comúnmente se llama "flor", o sea la parte coloreada (generalmente blanco-nata), es efectivamente una bráctea, hojas modificadas que envuelven las auténticas flores y las inflorescencias con objeto de protegerlas, y son llamadas ESPÁTULA de color generalmente claro ampliadas hacia el extremo.

La flor (en realidad una inflorescencia) es en verdad la varilla que vemos en el centro de la espátula, llamada espádice, que porta en la parte superior flores masculinas provistas de estambres y flores femeninas en la parte inferior y en la parte central las flores flores estériles.

PRINCIPALES ESPECIES

El género Alocasia comprende unos setenta especie entre el que recordamos:

ALOCASIA CUPREA

La Alocasia cuprea es una planta nativa de Malasia y Borneo y se caracteriza por largas hojas de hasta 70 cm, con la forma típica del género y color verde - púrpura.

Alocasia cuprea
ALOCASIA MACRORRHIZA

La especie Alocasia macrorrhiza agrupa plantas de notables dimensiones que en la naturaleza pueden alcanzar los 5 m de altura. Se caracteriza por hojas de forma ovalada, brillantes, de color verde brillante y nervaduras evidentes.

Alocasia macrorrhiza
ALOCASIA SANDERIANA

La Alocasia sanderiana es otro espléndido ejemplar de esta gran familia que comprende plantas originarias de las Filipinas caracterizadas por hojas de color verde oscuro con los márgenes argentados y nervaduras con reflejos metálicos.

Alocasia sanderiana
ALOCASIA CUCULLATA

La Alocasia cucullata está entre las especies principalmente cultivadas en las zonas intertropicales.

Alocasia cucculata
ALOCASIA INDICA

La Alocasia indica es una especie muy común en el comercio, en particular la variedad “metálica”, que debe su nombre al hecho de que las hojas tienen reflexiones de color metal. Todas estas plantas son originarias de Malasia.

TÉCNICA DE CULTIVO

La Alocasia no es una planta difícil de cultivar si se tiene en cuenta que crece de forma natural en el sotobosque de las regiones de clima tropical.

Las temperaturas ideales de cultivo están entre 20-24°C y no tienen que bajar de 15°C.

Son plantas que requieren una óptima iluminación pero no el sol directo y es buena práctica girar periódicamente la planta para evitar que las hojas queden todas vueltas en una única dirección.

Son plantas que quieren aire por lo que es importante garantizar un buen repuesto del mismo teniendo cuidado con no crear corrientes de aire que no son agradecidas.

En consideración al hecho de que la planta tiene grandes hojas, estas deben lavarse periódicamente, sencillamente con agua bajo la ducha o si esto no es fácilmente posible, con un paño blando mojado. No use nunca los limpiadores foliares que son dañinos para la planta porque obstruyen los poros e impiden la respiración.

Si dispone de un jardín o de una terraza conviene llevar la planta a cielo abierto al principio del buen tiempo y hasta el otoño, a la sombra y al amparo del viento que pudiera perjudicar las hojas.

RIEGO

En primavera, a la reanudación vegetativa, la Alocasia debe regarse con generosidad para luego reducir los riegos progresivamente con el principio del otoño y durante todo el invierno, cuando deben regarse de otro modo, sólo lo necesario para mantener húmedo el terreno ya que se corre el riesgo de pudrir los rizomas.

Posamaceta con agua para tener un entorno húmedo alrededor de la planta

Es una planta a la que le gustan los ambientes húmedos por lo que es importante rociar regularmente las hojas y disponer la planta sobre un posamacetas lleno de guijarros lleno con agua, asegurándose de que el fondo de la maceta no está en contacto con el agua. Esta solución permitirá, cuando haga calor, que se evapore el agua del posamacetas y en consecuencia humedecer el aire circundante a la planta. Recuerde que debe llenar el plato cada vez que el agua se haya evaporado.

SUELO - TRASPLANTE

El trasplante de la Alocasia se lleva a cabo normalmente cada dos o tres años, hacia el final del mes de febrero, antes de la reanudación vegetativa elegiendo una maceta algo más grande que la precedente.

Las plantas no son particularmente exigentes con el suelo. Es suficiente una buena tierra de hojas, con un poco de turba y con la adición de algo de arena para facilitar el drenaje del agua de riego.

Es importante recordar que hay que colocar sobre el fondo de la maceta trozos de terracota para favorecer el escurrimiento del exceso de las aguas de riego. Si la planta se cultiva en plena tierra tenga la prudencia de no colocarla en una depresión del terreno donde el agua pudiera estancarse.

ABONO

Sólo se abonan durante la plena actividad vegetativa, es decir desde la primavera y durante todo el verano, cada 3/4 semanas diluyendo el abono en el agua de riego.

Use un fertilizante equilibrado igualmente en nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) y que también incluya microelementos como el hierro (Fe), manganeso (Mn), cobre (Cu), zinc (Zn), boro (B), molibdeno (Mo), todos importantes para un correcto y equilibrado crecimiento de la planta.

Reducir las dosis ligeramente con respecto a lo indicado en el producto.

FLORACION

Es muy raro que la planta florezca en un piso.

PODA

Las Alocasia no se podan. Se eliminan sencillamente las hojas que amarillean con el tiempo o que se estropean para evitar que se conviertan en vehículo de enfermedades parasitarias.

Es importante acordarse de usar siempre utensilios limpios y desinfectados cuando se hacen operaciones sobre las plantas para evitar transmitir enfermedades parasitarias.

MULTIPLICACIÓN

La planta se multiplica por división de los rizomas.

MULTIPLICACIÓN POR RIZOMAS

Al principio de la primavera se cogen los rizomas y se dividen en porciones o bien se despegan los nuevos que se forman cerca del principal. Cada rizoma tiene que tener al menos una yema, mejor dos.

La superficie del corte debe ser tratada con productos fungicidas en polvo a base de azufre y dejarse secar por un par de días. Pasado este tiempo se cogen los rizomas y se entierran en una maceta que contenga turba y un poco de arena a una profundidad de 2-3 cm. La maceta se instala enseguida en una zona donde las temperaturas puedan quedar constantes alrededor de 24°C y a la sombra. El sustrato debe ser mantenido húmedo hasta la emisión de la cuarta hoja. Después, la nueva planta puede colocarse en una maceta de mayores dimensiones, utilizando el mismo sustrato que las plantas adultas y se tratan como tales.

Alocasia multiplicación
Alocasia multiplicación
PLAGAS Y ENFERMEDADES
Las hojas se vuelven amarillas y la planta crece raquítica

Este síntoma se debe a riegos insuficientes.
Remedios: comportarse consecuentemente.

Las hojas de la planta oscurecen y se marchitan

Este síntoma indica que la planta ha sido expuesta al sol directo.
Remedios: eliminar las hojas dañadas y desplazar la planta a un lugar sombreado.

Las hojas pierden brillo y los márgenes se ponen pardos

Este síntoma indica que los abonos han sido insuficientes.
Remedios: comportarse consecuentemente con las indicaciones del párrafo «Abonos».

Manchas pardas sobre todo en el envés de las hojas

Podrían significar que estamos en presencia de la cochinilla, cochinilla parda o cochinilla algodonosa. Para estar seguros, se recomienda usar una lupa y observarlas confrontándolas con las fotos al lado. Además si probáis a sacarlas con una uña, vienen fuera fácilmente.

Cochinilla y Cochinilla algodonosa, enfermedad de la planta

Remedios: si la planta no es de grandes dimensiones pueden eliminarse con un copo de algodón mojado en alcohol o podéis lavarla con agua y jabón neutro frotando delicadamente con una esponja para remover los parásitos; después, la planta debe ser aclarada muy bien para eliminar todo el jabón. Para plantas más grandes y plantadas a cielo abierto use los antiparasitarios específicos localizables en los centros especializados.

CURIOSIDADES

Las Alocasia son todas venenosas por la presencia de cristales de oxalato de calcio en todas las partes verdes de la planta.

Las plantas se conocen comúnmente como orejas de elefante, y este nombre se entiende fácilmente al mirar la forma de las hojas cuando son sacudidas por el viento, que evocan precisamente las orejas de un elefante.

Fuentes bibliográficas


Encuentraplantas