Home
COMO CULTIVAR Y CURAR LAS PLANTAS
CEREUS
Cereus
El Cereus es una bonita planta suculenta de la gran familia de las cactacee, muy estimada por su forma columnar y sus particulares flores, caracterizada por un tallo alargado con estrías angulosas, a veces arborescente.
CLASIFICACIÓN BOTÁNICA


Reino
:
Plantae

Clado
: Angiospermas
Clado
: Eudicotiledóneas
Orden
:
Caryophyllales

Familia
:
Cactaceae

Género
:
Cereus

Especies
: ver el párrafo: «Principales especies»
CARACTERÍSTICAS GENERALES

El género Cereus pertenece a la gran familia de las Cactaceae que comprende las plantas llamadas suculentas. Se trata de numerosas especies perennes, originarias de América central y meridional que en su entorno natural se vuelven auténticos gigantes alcanzando incluso los 10 m de altura.

Su particularidad, como la de todas las Cactaceae, es que son plantas desprovistas de ramas y en las que las flores crecen de areolas blancas y redondeadas directamente del tallo. Son plantas muy desarrolladas en altura y se distinguen por su porte columnar con tallos suculentos acanalados que en los ejemplares adultos se dividen en la parte alta asumiendo una coloración verde-azulada. Algunas especies asumen la forma de candelabro y representan un elemento del paisaje de alguna región desértica de sur América.

Flores de Cereus
Areolas de Cereus

El tallo está formado en todo su largo por numerosos y evidentes costillares donde se forman espinas bastante consistentes que no son otra cosa que las hojas. Esta transformación es una adaptación de la naturaleza a las condiciones en las que las plantas de Cereus viven en sus hábitats naturales (zonas áridas y desérticas) y les permite reducir la transpiración al mínimo indispensable y por lo tanto la pérdida de agua almacenada ya por ellas con mucha dificultad.

Las espinas se forman a lo largo de los costillares a partir de pequeñas protuberancias llamadas areolas dispuestas en pequeños mechones.

En maceta muy raramente florecen y sólo las plantas que han alcanzado grandes dimensiones pueden producir, durante el período veraniego, flores hermafroditas de grandes dimensiones. Todas las partes de que está compuesta la flor se disponen en espiral: sépalos, pétalos, muy numerosos estambres y a menudo los sépalos y los pétalos bien distinguidos entre ellos. Las flores generalmente son blancas, rosas o rojas y a menudo perfumadas según la especie y la variedad y sólo se abren de noche y son de breve duración.

Los frutos son bayas carnosas de color rojo y en la mayor parte de las especies son comestibles.

PRINCIPALES ESPECIES

El género Cereus comprende unas cuarenta especies entre las que las dos más extendidas y conocidas son:


CEREUS PERUVIANUS

El Cereus peruvianus es originaria del sur de Brasil, de la Argentina y del Perú y está caracterizada por un largo tallo acanalado rico en espinas, de color azul en las partes más jóvenes que se convierten en verde oscuro con la edad.

Cereus peruvianus

Las flores son blancas y sólo se abren por la noche. Es una planta vigorosa que puede alcanzar sin problemas los dos metros de altura.

Existe una variedad, el Cereus peruvianus var. mostruosus que adopta formas particularmente horrorosas.

Cereus peruvianus
Cereus peruvianus mostruosus

Comúnmente se conoce con los nombres de cardón, cacto candelabro, cactus de ordenador.

CEREUS JAMACARU

El Cereus jamacaru es originario de la América meridional y en la naturaleza el tallo puede hacerse bien importante alcanzando 60 cm de diámetro y también 10 metros de altura mientras en un piso no supera generalmente los 15 cm de diámetro y el metro de altura.

Cereus jamacaru

El tallo está caracterizado por 5-6 costillares y cada areola presenta espinas amarillas. Las flores son blancas.

TÉCNICA DE CULTIVO

El Cereus es de fácil cultivo, no solicita tratamientos particulares y es de rápido crecimiento.

Las temperaturas de cultivo no tienen que bajar de los 10°C por tanto en las zonas de clima templado, pueden ser cultivadas también al exterior, aunque durante la estación invernal deben ser llevadas a un lugar caliente y protegido.

La luz es fundamental para la planta y tiene que ser lo más intensa posible, mejor a pleno sol evitando en todo caso una exposición al Norte donde la cantidad de luz es demasiado escasa y también a evitar es hacerle recibir la luz del sol a través de vidrio ya que se produciría un peligroso efecto lente, con los rayos del sol demasiado concentrados.

Son plantas que quieren el aire por tanto, si se cultiva en piso, es importante que el entorno en el que se encuentran sea aireado a menudo pero sin crear corrientes de aire, especialmente de aire frío

RIEGO Y HUMEDAD

El Cereus debe ser regado generosamente en el período primavera - verano esperando a que el terreno se seque entre un riego y otro. Durante el período otoño-invierno, no se riega casi, justo de vez en cuando para no dejar secar completamente el sustrato.

Puesto que se trata de plantas suculentas, mejor un riego de menos que uno de más y tenga cuidado con no dejar agua en el posamacetas ya que no toleran de ninguna manera los encharcamientos.

SUELO - TRASPLANTE

El Cereus se trasplanta cada año al principio de la primavera (marzo) utilizando una maceta de dimensiones ligeramente más grandes que la precedente.

El trasplante es también el momento de controlar las raíces: si nota raíces tiznadas o podridas córtelas con tijeras limpias y preferiblemente desinfectadas a la llama. Después rocíe en las heridas del corte un polvo fungicida de amplio espectro y a continuación procede al trasplante.

Para el trasplante utilice un compost específico para cactus al que incorporará arena gruesa o perlita en la proporción de 2:1 (2 partes de compost por 1 parte de arena o perlita) para favorecer el drenaje del agua de riego. Además coloque sobre el fondo de la maceta pedacitos de barro cocido tapando los agujeros de drenaje, que favorecen el escurrimiento del exceso de agua de riego.

trasplante cereus

Para efectuar un buen trasplante, teniendo en cuenta que la planta tiene bonitas espinas y por lo tanto podría ser difícil manejarla puede proceder del siguiente modo: riegue bien el sustrato y deje escurrir el agua algunas horas para hacer más fácil la extracción de la planta de la maceta; luego póngase un par de manoplas para horno o tome hojas de periódico que usará como guantes. Vuelque la maceta martilleando delicadamente sobre el fondo y tire de la planta. Si la planta se resiste, pase un cuchillo alrededor del borde interior de la maceta y luego enhebre un palo en el agujero de drenaje y empuje la planta que, de este modo, debería salir bastante fácilmente.

Se recomienda usar siempre terracota que favorece la transpiración de la tierra y corrige por tanto eventuales errores de riegos.

El primer riego después del trasplante debe hacerse por inmersión de la maceta que se deja luego en reposo para escurrir toda el agua en exceso. Si ha efectuado entonces la poda de las raíces, espere en ese caso al menos una semana antes de hacer el primer riego para permitir a las heridas cicatrizar.

ABONO

Use un abono líquido en el agua de riego, suministrado cada 15 días a partir de la primavera y durante todo el verano. En las otras estaciones los abonos deben suspenderse. Demediar las dosis con respecto a lo indicado en el producto fertilizante ya que siempre son exageradas.

Asegúrese de que el abono que utiliza además de contener macroelementos cuál nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), contenga también microelementos como el hierro (Fe), el manganeso (Mn), el cobre (Cu), el cinc (Zn), el boro (B), el molibdeno (Mo), todos importantes para un correcto crecimiento de la planta.

FLORACION

El Cereus florece durante el período veraniego.

PODA

La planta no se poda.

MULTIPLICACIÓN

La multiplicación del Cereus puede ocurrir por semilla o bastante más sencillamente por esqueje.

MULTIPLICACIÓN POR ESQUEJE

La multiplicación por esqueje se consigue cortando porciones de tallo que se hacen también cicatrizar por un tiempo variable de 1 día hasta 3 semanas, al aire, hasta que la herida del corte haya cicatrizado.

Si se cuenta con una planta alta que se quiere reducir y aprovechar mientras tanto para sacar esquejes, es oportuno no limitarse en el corte a la parte apical únicamente sino cercenar generosamente a más de la mitad de su altura porque la capacidad de enraizamiento y acepellonado, es decir de desarrollar respectivamente raíces y ramas, es mayor en la parte central del tallo que no en la apical o basal; en efecto, mientras en la parte apical las ramas se desarrollan con dificultad, en la parte basal, son las raíces la que se desarrollan con dificultad.

Los esquejes así conseguidos se instalan a continuación en un compost formado por turba y arena a partes iguales, manteniendo el compuesto húmedo, a una buena temperatura y luz.

PLAGAS Y ENFERMEDADES

Las Cereus no son plantas que enferman fácilmente. Generalmente se trata de fisiopatías, es decir no de enfermedades causadas por agentes patógenos sino por malas técnicas de cultivo.

La planta aparece blanda y arrugada

Este síntoma es causado por riegos excesivos.
Remedio: generalmente cuando se llega a este estadio casi nunca es posible recuperar la planta.

Podredumbres cactacee

Puede hacer una tentativa sacando la planta con todo el pan de tierra de la maceta y dejándolo al aire de modo que el terreno se seque lo más rápidamente posible. Controle las raíces y elimine las podridas cortándolas al menos 1 cm por encima de la zona blanda con una tijera afilada y desinfectada a la llama y rocíe la superficie de las raíces cortadas con un polvo fungicida de amplio espectro y a continuación, trasplántela. Espere al menos dos semanas antes de regar de nuevo.

La planta asume formas retorcidas y no florece

Si observamos que la planta se alarga, se enfila, y asume una coloración verde muy clara, quiere decir que el entorno en el que está colocada está carente de luz.
Remedio: coloque la planta en una posición más iluminada.

La planta aparece como vaciada

Este síntoma generalmente es debido a poca agua. Si estamos algunos meses sin regar la planta, especialmente durante el período veraniego, la planta agota toda el agua contenida en los tejidos y por lo tanto aparece como vaciada.
Remedio: no siempre si se llega a este estadio es posible recuperarla, en todo caso, vale la pena intentarlo retomando los riegos normales.

Las partes verdes aparecen oscurecidas

Si la planta tiene una coloración marronácea y empiezan también a notarse grietas en los tejidos, quiere decir que las temperaturas son demasiado bajas.
Remedio: situar la planta en un lugar más caliente.

Manchas pardas sobre el envés de las hojas

Puntos rojizos en el envés de las hojas podrían significar que se está en presencia de cochinillas. Para estar seguros, sugerimos utilizar una lupa y observar. Se caracterizan por tener una especie de escudo protector, de color oscuro y consistente. Comparen con la foto al lado. Son características, no puede haber error. Además si se intenta sacarlas con una uña, vienen fuera fácilmente.

Cochinilla, enfermedad de la planta

Remedio: retirarlas con un copo de algodón mojado en alcohol o, si la planta es grande y en maceta, se puede lavar con agua y jabón neutro frotando muy delicadamente con una esponja para retirar los parásitos. Después, debe ser aclarada muy bien para eliminar todo el jabón. Para plantas más grandes y plantadas a cielo abierto, puede usar productos antiparasitarios específicos. Los tratamientos, para que sean más eficaces, deben ir dirigidos contra las larvas, que son más sensibles que el adulto.

CURIOSIDADES

Se han efectuado muchos estudios sobre el Cereus peruvianus y se ha observado que estas plantas tienen la capacidad de absorber las ondas electromagnéticas emitidas naturalmente por el terreno (llamadas cruces de Hartmann o cruces de las líneas Hartmann) así como las artificiales, producidas por los aparatos electrónicos.

Puesto que en todas nuestras casas ya están presentes los ordenadores, televisores, hornos de microondas, celulares o móviles, antenas, etcétera, aparatos todos que emiten radiaciones electromagnéticas, no perceptibles por los sentidos humanos, por las que somos bombardeados constantemente todo el día y todos los días, el descubrimiento de una planta capaz de absorber estas radiaciones es sin duda digno de máxima atención. En efecto las radiaciones electromagnéticas son el enemigo invisible de nuestro siglo y de nuestra cotidianidad que causan muchas patologías como, por ejemplo, dolor de cabeza, molestias del sueño, disminución del apetito sexual, sólo por citar algunas de ellas. La capacidad por lo tanto de una planta de absorber estas ondas electromagnéticas (que ha tenido confirmación también de la Organización Mundial de la Salud) es un gran descubrimiento. En particular se ha observado que colocar una planta de 40 cm de altura y 6 canaladuras (cuando tiene 5 el resultado se reduce un 25%) cerca de un monitor de ordenador o el televisor es el modo más simple de proteger nuestra salud y atenuar la nocividad de la tecnología moderna.

Referencias bibliográficas online

Fuentes bibliográficas


Encuentraplantas