Home => El cultivo => Enfermedades y curas de las orquídeas
NUESTRAS AMIGAS ORQUÍDEAS
ENFERMEDADES Y CURAS DE LAS ORQUÍDEAS

La gravedad de las enfermedades que padecen las orquídeas es extremadamente variable principalmente en función de las técnicas de cultivo adoptadas. En efecto la mayor parte de las patologías que se manifiestan en nuestras orquídeas, son causadas por técnica inadecuatas de cultivo.

Ante todo es importante seguir algunas pequeñas reglas como prevención a las enfermedades:

Ahora, veamos cuál son las principales enfermedades, no parasitarias y parasitarias.

ENFERMEDADES NO PARASITARIAS DE LAS ORQUÍDEAS

No se trata de enfermedades en si, pero causan igualmente serias patologías en la orquídea o pueden ser el preludio de una siguiente infestación parasitaria. Temperaturas, luz, humedad y abonos tienen que ser reguladas de modo preciso y en función de las exigencias específicas de las plantas individuales.

Caída de las hojas

La mayor parte de las veces, es debido a un exceso hídrico
Detención del crecimiento y caída de las flores

Lo contrario es debido a un escaso riego
Presencia de hojas algo túrgidas y poco brillantes

Es debido a una escasa humedad ambiental
Faltada floración

La causa principal es una mala iluminación
Quemaduras en las hojas

Son debidas a excesos de luz que afectan parcialmente la hoja secandola. La quemadura es muy peligrosa porque representa una puerta de entrada de muchos microorganismos patógenos, sobre todo hongos.

ENFERMEDADES PARASITARIAS DE LAS ORQUÍDEAS
CAUSADAS DE INSECTOS O ÁCAROS

Presencia de manchas oscuras

Las manchas oscuras indican la presencia de cochinilla. Pueden variar de oscuro o claro como la cochinillas algodonosas. Se identifican fácilmente raspando con la uña. Si se desprenden facilmente, son cochinillas. Se caracterizan por tener una especie de escudo protector, de color blanco.


Síntoma sobre hoja

Cochinilla algodonosa

Cochinilla algodonosa

Cochinilla algodonosa

Remedios: retirarla con un hisopo mojado de alcohol o lavar con un agua y jabón neutro frotando muy delicadamente con una esponja para remover los parásitos. Después la planta debe ser enjuagada muy bien para eliminar todo el jabón. Los tratamientos con insecticidas anticochinillas, para que sean mucho más eficaces, deben ir dirigidos contra las larvas, que son más sensibles que el adulto.

La orquídea tiende a marchitarse y se presentan pequeñas manchas necróticas

Las hojas amarillean, los botones se deforman y paran su desarrollo. Además pueden producir una abundante melaza, por los excrementos que quedan pegajosos ensuciando la vegetación. Si hay estos síntomas estamos indudablemente en presencia de afidios o como comúnmente son llamados pulgones. Localizarlos es fácil. Basta con mirarlos con una lupa.

Afidios enfermedad de la planta

Los afidios deben ser combatidos inmediatamente ya que además del daño directo también son vehículos de numerosos virus respecto a los que no existe cura. Para combatirlos hace falta usar insecticidas específicos, que actúan por contacto o por ingestión.

Pequeños puntos descoloridos en las hojas de la orquídea y presencia de una ligera telaraña

Sucesivamente a estas manifestaciones las hojas se abarquillan, asumen un aspecto casi polverulento y caen. Observando cuidadosamente se notan también sutiles telarañas sobre todo en la página inferior de las hojas. Con esta sintomatología muy probablemente estamos en presencia de un ataque de araña roja o arañuela un ácaro muy molesto y dañino.

Araña roja, ácaros, arañuela

Generalmente se logra tenerlos bajo control aumentando la frecuencia de las nebulizaciones (la falta de humedad favorece su proliferación) y eventualmente, sólo en el caso de infestaciones particularmente graves, usar productos específicos qué se encuentran con un buen viverista.

CAUSADAS POR HONGOS

Sabemos que todas las enfermedades padecidas son casi siempre causadas por malas condiciones de cultivos es decir: excesiva humedad, poca ventilación, bajas temperaturas, sustratos que absorben demasiada agua y que se degradan fácilmente. Teniendo ciudado de evitar estas adversas condiciones, las enfermedades causadas por hongos, serán algo raras.

Podredumbre negra de las hojas, de los pseudobulbos y de las raíces (black rot)


Esta enfermedad puede ser causada por un hongo, la Phytophthora sp. o il Pythium sp. La enfermedad se manifiesta con manchas de color negruzco circundadas por un halo amarillento prácticamente sobre todas las partes de la planta (excepto las flores). Los factores determinantes pueden ser una baja temperatura con una elevada humedad. Cuando la enfermedad llega a los pseudobulbos o a las raíces, puede causar la muerte de la planta en dos semanas.


A menudo esta enfermedad se propaga al momento de la subdivisión de la planta causada por el empleo de instrumentación inadecuadamente desinfectada o de una herida no desinfectada. Tratos consistentes con fenilamidas han dado buenos resultados por su lucha.
Podredumbres foliar o florales


Podremos estar en presencia de un ataque de Botrytis spp. un hongo que provoca graves daños en la orquídea. También este patógeno es propiciado por una elevada humedad, una escasa circulación del aire y una baja temperatura. Puede atacar sea las flores como las hojas.

Se reconoce bastante fácilmente: los tejidos atacados de orquídea aparecen blandos y sobre los pétalos se observan manchas redondas u ovaladas que aparecen normales en la zona central mientras se rodean de un halo más oscuro qué poco a poco se extiende a toda la mancha.


Para combatirlo se utilizan productos a base de Ditiocarbamatos y a Benzimidazol.
Presencia en todas las partes aéreas de la planta, de manchas oscuras redondeadas, deprimidas, claramente separadas por la parte sana


Se trata de un ataque de un hongo, la Glomerella spp. y la enfermedad es mejor nota como Antracnosis.
Favorecen esta enfermedad la elevada humedad. Casi todas las orquídeas son sensibles a este patógeno.
La lucha debe ser programada cortando y eliminando físicamente las partes infectadas y haciendo tratamientos a base de ditiocarbamatos, clorotalonil o benzimidazólicos.
Una buena ventilación al entorno en la que se encuentra la orquídea hace difícil crear condiciones ideales por el desarrollo de esta enfermedad.
Manchas foliar necrotiche irregulares, a menudo confluentes hasta formar amplias áreas necróticas


El patógeno que causa esta sintomatología es un hongo y precisamente Fusarium spp.
También en este caso una elevada tasa de humedad favorece el desarrollo de la enfermedad qué puede llevar a una total detención del crecimiento.

La lucha contra este patógeno es de tipo agronómico, es decir en la adopción de una serie de tretas adecuadas a crear un entorno algo favorable a su desarrollo: ventilación optima y mantener las partes aéreas de la orquídea seca.
CAUSADAS DE BACTERIAS

Las enfermedades bactéricas más comunes en las orquídeas son:

Necrosis foliar


Esta enfermedad es particularmente grave sobre Phalaenopsis pero también puede golpear otros géneros de orquídeas. Los responsables son muchos tipos de bacterias, Pseudomonas spp. y Acidivoras spp.
Los síntomas típicos son la aparición de lesiones de mancha de aceite que sucesivamente se convierten en manchas oscuras. En las orquídeas adultas la infección se inicia en las hojas y puede alcanzar el fuste. Las áreas infectadas manifiestan exudaciones que son colonias bacterianas. Sobre Cattleya, generalmente no es mortal si no se interviene enseguida, la planta será comprometida.
La enfermedad puede ser bien controlada mejorando las condiciones de cultivos sobre todo los riegos, con tratamientos a base de Sulfato de idrossichinolina.
Podredumbres de los pseudobulbos


Los responsables de esta patología son bacterias pertenecientes al género Erwinia spp.
La enfermedad se manifiesta con la presencia de una pequeña mancha aceitosa amarillenta inicialmente a menudo al centro de la hoja, poco a poco la mancha se pone cada vez más oscura. En ese punto la bacteria alcanza los tejidos interiores de la planta y transforma la planta en una masa negruzca y marcescente.
Viceversa, otras bacterias pertenecientes a este género pueden atacar directamente las raíces y los pseudobulbi con la misma sintomatología.
La lucha contra esta bacteria es preventiva, teniendo ciudado de usar utensilios desinfectados y limpios.
CAUSADAS DE VIRUS

Son numerosos los estudios sobre los virus que atacan las orquídeas. Actualmente han sido identificados unos treinta virus.
La transmisión también en este caso, ocurre principalmente por el empleo de utensilios no limpiados y no desinfectados en efecto comúnmente se trata de virus no específicos para las orquídeas qué tienen un gran abanico de plantas huéspedes. Usando utensilios que anteriormente hemos usado sobre otras plantas infectadas (en los que la enfermedad puede ser no manifiesta también), podemos transmitir la enfermedad sobre nuestras orquídeas.
Virus del mosaico


El virus se llama CymMV y los síntomas con los que se manifiesta son muy varios. Por ejemplo sobre Cymbidium se manifiesta un mosaico con manchas y estriaciones necróticas mientras sobre Cattleya con puntuaciones pintadas.
No existe cura.
Virus de la mancha anillada


Se trata del virus ORSV. Los síntomas son extremadamente varios. Por ejemplo sobre Cattleya manifiesta puntuaciones, estriaciones o royas necrotiche de color oscuro; sobre Cymbidium (ves foto debajo) el virus provoca manchas necrotiche típicos, hundidas y manchas sobre las flores.


Los síntomas, pueden variar de especie a especie pero casi todos se manifiestan en forma similar al mosaico. Se transmiten fácilmente ya sea por utensilios infectos, si se utiliza un sustrato o de las macetas infectas. No existe cura.

Fuentes bibliográficas


Encuentraplantas